Mire los mensajes de texto de su hijo/a regularmente

Hace poco, estaba hablando con un adolescente y empezamos a hablar sobre los mensajes de texto. El adolescente me pidió que mire los mensajes de texto que recibió de un interés amoroso para que le pueda dar mi perspectiva sobre los mensajes. ¡Casi me desmayo! Esa experiencia, junto con una pregunta reciente de un colega me ayudó a desviarme del tema usual de esta columna, los niños y la ansiedad, y enfocarme en lo que está ocurriendo con los mensajes de texto - o mensajes en general - y con nuestros hijos.

Primero, empecemos con los adolescentes. ¿Por qué fue que casi me desmayé? El lenguaje que fue usado me sorprendió: elogios, piropos, y "avances" que contenían el tipo de lenguaje que escucharía en la pista de baile de un club. Un club para adultos. Con un adulto que seguramente tomó una cuantas bebidas demás. Y luego me di cuenta de algo muy importante. Los teléfonos celulares tienen mucho poder. El uso de mensajes de texto remueve el miedo del rechazo que uno puede enfrentar al hablar persona a persona. Y para los niños, remueve todo tipo de miedo. El resultado es que los niños escriben insinuaciones que sobrepasan su nivel de madurez. Usando un teléfono celular o una red social permite que los niños tengan una valentía falsa más pronunciada que en la vida real. Esto no sólo es triste, pero también me hace dar miedo.

Una vez que los mensajes son mandados, no pueden ser retraídos. Sin embargo, sí pueden ser remitidos. ¿Está usted vigilando los mensajes de texto de su hijo/a? Yo sugiero que sí lo haga. Esta sugerencia puede causar pánico a algunos al sólo pensar en violar los derechos de privacidad de su hijo/a. No sugiero que lo haga en secreto, pero le recomiendo que pida ver el teléfono celular y las redes sociales de su hijo/a de forma sorpresa. Esto no significa mirar la página de su hijo/a desde su página de usuario porque esto no le permite mirar los mensajes que sus hijos reciben y eso es algo importante. Mire los mensajes regularmente, y sin previo aviso.

Claro que esto no lo sugiero para que sus hijos se metan en problemas. Es para su propia seguridad. Los niños no entienden el impacto de sus palabras por mensajes de texto o correo electrónico. Si sus hijos están mandando mensajes de texto o correos electrónicos que son muy agresivos, es un buen tiempo para enseñarles. Si su hijo/a está recibiendo mensajes de texto o correos inapropiados y se siente incómodo/a por miedo a meterse en problemas, es un buen tiempo para abrir las líneas de comunicación. Lo que ocurre ahora es similar a lo que ocurría hace diez años en nuestra propia vida - cuando nuestros padres escuchaban las conversaciones que nosotros teníamos hablando por teléfono (inalámbrico) con nuestra/o mejor amiga/o. Los tiempos están cambiando y las intervenciones de los padres también deben cambiar. Si usted desea usar un programa que lo ayuda a vigilar los mensajes de sus hijos, esos programas existen. Simplemente llame a la compañía de teléfonos celulares y pregunte si tienen algún programa para los celulares o para el internet diseñados para 'vigilar los mensajes de los hijos'.

Continuemos al próximo tema. Un colega mío recientemente hizo la siguiente pregunta. "Por qué los jóvenes casi nunca tienen citas con sus novias?" Mi respuesta es que no es una situación de sólo un lado. Tradicionalmente, los muchachos eran los que les pedían salir a las niñas. Pero, de otra perspectiva, las niñas tienen la misma ansiedad de salir en una cita que los muchachos sienten al pedir una cita. Hoy en día, las relaciones ocurren por el teléfono y las redes sociales. Tristemente, de comienzo a fin. A las pocas horas de "salir", empiezan a mandar mensajes que dicen "ilu" (I love you). Después de 10 minutos, ya están diciendo "te quiero mucho". Y todo esto, sin ni siquiera "salir" en una cita.

No quiero, de ninguna manera, sugerir que usted bote los teléfonos celulares o las computadoras por la ventana, aunque siento que yo haré eso cuando mi hijo de 5 años llegue a ser un pre-adolescente. Al contrario, los quiero animar a que se involucren con las comunicaciones de sus hijos. Esto es muy importante ya que usted es la persona más importante en la vida de sus hijos y su influencia puede cambiar las ideas que los niños ya tienen sobre los mensajes en esta etapa tecnológica.

Yo tengo dos oraciones que repito una y otra vez a los adolescentes en relación a mensajes y relaciones amorosas. 1) "Si no dirías algo en persona, no lo digas a través de ningún tipo de mensaje." 2) "Habla más, manda menos mensajes." Yo recuerdo cuando hablaba por teléfono por horas cuando era adolescente. Esto le molestaba mucho a mi mamá pero era importante. Yo sé que los adolescentes mandan mensajes por horas hoy en día, pero no es lo mismo. Déjalos que manden mensajes, pero anímelos a tener relaciones de persona-a-persona donde pueden escuchar el tono y la inflexión en la voz de la otra persona. O donde pueden ver las expresiones y el movimiento del cuerpo. Los niños están perdiendo mucho al no tener esas experiencias. Ningún dibujo de carita feliz transmitirá una sonrisa verdadera.

Beverly Carr es una trabajadora social basada en Norwich. Su columna mensual ofrece consejos sobre la ansiedad de la niñez, la escuela, y problemas familiares y sociales.

Analisse Ríos (traductora) es una maestra de escuela elemental completando sus estudios de maestría en educación bilingüe. Ella enseña en las escuelas públicas de New London.

Hide Comments

READER COMMENTS

Loading comments...
Hide Comments